8 técnicas de gestión de equipos para asegurar tu liderazgo

por Anaraya Albornoz. Artículo actualizado el 12 de febrero de 2021, públicado inicialmente en agosto 2020
8 técnicas de gestión de equipos para asegurar tu liderazgo

La Gestión de Equipos es esencial para instaurar una buena calidad de vida en el trabajo y asegurar la buena Dirección de Proyectos. Adicionalmente, gestionar un equipo mediante la adopción de un liderazgo estratégico es una forma efectiva de lograr los objetivos de la empresa.

Dirigir un equipo requiere de competencias tales como saber motivar, dinamizar y comunicar con los diferentes equipos. Esta misión del Departamento de Recursos Humanos puede contemplar desde capacitaciones en Management de equipos, hasta la implementación de acciones como un team building, en aras de mejorar la cohesión del equipo y la gestión de riesgos psicosociales.

Descubre cómo dirigir un equipo de trabajo con ocho técnicas y adquiere competencias dignas de un(a) buen(a) líder.

¿Qué es la Gestión de Equipos?

La Gestión de Equipos contempla una serie de acciones a poner en práctica por parte del Manager o líder de un equipo, que comparte un objetivo común, en un período de tiempo determinado. Estas acciones tienen como objetivo favorecer una serie de aspectos de la vida empresarial, como por ejemplo:

Para conseguir tales objetivos con éxito, es necesario que la persona líder del equipo cuente con ciertas habilidades y capacidades, las cuales revisaremos más adelante. Igualmente, es importante que considere la implementación de algunas técnicas clave, como las que les dejamos a continuación 👇 .

¿Cómo se gestiona un equipo de trabajo? → 8 técnicas de Gestión de Equipos

Gestión de grupos

© Appvizer

1. Pasar de la gestión vertical a la gestión horizontal

¡Adopta la observación y el análisis como pilares de tu gestión! La entrevista anual no aporta todos los elementos necesarios para conocer a los integrantes de tu equipo.

Para sacar lo mejor de tu equipo, sal de tu oficina y hazte presente en el terreno. Debes apropiarte de tu status de coach (especialmente desde la llegada de la generación “Y” al mundo del trabajo). Liderar un equipo requiere de una visión general de cada puesto, especialmente si estás a cargo de un grupo ya conformado.

2. Fomentar la inteligencia colectiva

Fomenta las buenas actitudes de tus empleados, sabiendo cómo involucrarlos, transmitiéndoles energía, motivándolos e, incluso, recentrándolos si es necesario. Como Manager, tienes la responsabilidad de dirigir a tu equipo por el buen camino. Además, estás a cargo de su buen funcionamiento, por lo que debes tener la capacidad de comprender cómo funciona cada uno de los miembros de tu equipo, demostrando tu asertividad e inteligencia emocional.

Descubrir cómo funciona cada persona también te ayuda a identificar tu estilo de liderazgo en pro de la consecución de objetivos.

3. Establecer una estructura organizativa clara

Cada empleado necesita tener claras sus tareas, así como un método de trabajo preciso. ¡Dirigir un equipo supone una habilidad organizativa inigualable! Para implementar una gestión operativa, primero es necesario aclarar el método y la distribución del trabajo de modo individual.

Es necesario que entiendas la organización del trabajo de cada empleado. Para esto, reúnete con el/la encargado(a) de cada departamento y trabajen conjuntamente para coordinar al personal, a través de una gestión estratégica y ágil.

Puedes establecer una reunión de trabajo semanal, la cual busque el establecimiento de objetivos claros a corto plazo.

4. Introducir nuevas dinámicas de grupo

Utiliza tus capacidades organizacionales para establecer una cohesión de equipo permanente. Las relaciones humanas juegan un papel esencial en la cohesión del equipo: ¿por qué no implementar juegos de rol durante las reuniones? La gestión de proximidad es un estilo de management esencial para racionalizar la comunicación, especialmente a través de la gestión participativa.

5. Aprender a delegar funciones

Si bien el líder tiene la clara misión de guiar al equipo, eso no quiere decir que tenga que hacer todo el trabajo por sí mismo(a). Una de las habilidades más importantes del buen Manager, es el hecho de saber delegar de manera correcta el trabajo.

Repartir tareas no se trata solo de hacer una distribución de las mismas entre las personas, sino identificar las fortalezas y debilidades de cada una para que aquellas misiones que tienen a cargo, se ejecuten de la mejor manera.

6. Escuchar activamente

La Gestión de Equipos va más allá de coordinar y organizar el trabajo de todo el mundo. Frente a un grupo, es de vital importancia los intercambios con el mismo. Esto permite ganar perspectiva, comprender sus problemas, considerar otros puntos de vista y asegurarte que las personas de tu equipo se sienten escuchadas y tomadas en cuenta.

Al evaluar las situaciones que se presentan día a día en el trabajo desde la perspectiva de otros cargos, estás en mayor capacidad para proponer soluciones o puntos de mejora, porque tus análisis son más versátiles.

7. Enfrentar el conflicto

Si bien la Gestión de Equipos no se trata solamente de resolver conflictos, es necesario saber cómo hacer frente a las situaciones incómodas o que requieren de un tratamiento especial. La comunicación clara y transparente con tu equipo en todo momento, contribuye a instaurar dinámicas de grupo positivas

8. Acompañar la gestión con las herramientas informáticas adecuadas

Un Manager debe tener los recursos adecuados que le ayuden en su misión. Un software de gestión de proyectos puede ayudarte con técnicas de gestión más ágiles. Por ejemplo, puedes seguir en tiempo real:

  • el rendimiento del personal y productividad.
  • los costes financieros, lo cual se convierte en un justificativo frente a la Gerencia.
  • la agenda para una mejor organización y comunicación interna.

Gestión de Equipos y liderazgo

Un buen o buena líder debe saber dirigir a su equipo y saber cómo implementar un plan de acción gerencial. Para esto, requiere de ciertas habilidades como:

  1. Movilizar y responsabilizar a cada empleado, ser gerente y coach al mismo tiempo.
  2. Gestionar activamente cualquiera que sea la gestión de proyecto (en modo proyecto, metodología ágil, etc.).
  3. Fomentar la oratoria, saber expresarse en público es esencial para la gestión del equipo.
  4. Formarse regularmente para ganar en agilidad.
  5. Escuchar activamente y brindar feed-back (comentarios o impresiones) y redactar informes de las reuniones.
  6. Utilizar la inteligencia emocional, la asertividad y la autoridad controlada.
  7. Anticipar y gestionar conflictos, fomentar la cohesión del equipo.
  8. Motivar a los equipos, implicarse, organizar el desarrollo de habilidades
  9. Tener una buena gestión del tiempo, saber delegar para centrarse en la gestión transversal.
  10. Fomentar la capacitación y formación para todos.

Cómo gestionar equipos en tiempos de crisis

La Gestión de Equipos es, por sí sola, bastante desafiante. Si a esto le sumamos una situación de crisis, puede complicarse aún más el panorama. No solo debes manejar tu propio estrés (usualmente bastante alto) y continuar siendo productivo, sino que también debes ayudar a tu equipo a mantenerse motivados.

A pesar de que no existe una metodología infalible de cómo gestionar equipos en tiempos de crisis; existe una serie de buenas prácticas que te permitirán lidiar mejor con tu equipo en circunstancias adversas:

1. Sé honesto

Si la situación es compleja en la oficina, lo mejor es hablar con tu equipo y explicarles qué está pasando. De lo contrario, los rumores y las especulaciones solo empeorarán el ambiente de trabajo.

💡Intenta hacer una reunión periódicamente para discutir el avance de la situación.

2. Está presente para tu equipo

Las reuniones a puerta cerrada o la ausencia de la oficina, puede contribuir a la ansiedad de tu equipo. Tu presencia puede resultar reconfortante en momentos de incertidumbre.

💡 Pasa algo de tiempo con tus colegas. Al menos unos cuantos minutos al día, mientras beben café.

3. Establece límites

Aunque parezca una contradicción al tema de la honestidad, no todos pueden manejar toda la información. Algunas cosas son confidenciales y no deben discutirse públicamente. Hablar de todo, con todos, puede resultar contraproducente.

💡 Si alguien te pregunta algo que no debes decir, sé honesto y explicale que no estás autorizado(a) para revelar esa información, pero que en cuanto se tome una decisión se le hará saber.

4. Organízate

Muy probablemente, la crisis representará aún más trabajo y responsabilidades. Mantén tu agenda en orden e intenta seguir un ritmo relativamente normal. Si tu equipo siente que estás siendo desprolijo con tu trabajo, pensarán que pueden hacerlo también.

💡 Comienza el día revisando la evolución de los proyecto y la lista de pendientes.

En definitiva, la gestión de equipos, en crisis o no, es una tarea exigente y requiere el máximo esfuerzo día tras día.

Nuestro consejo final: toma cada oportunidad de capacitación en liderazgo que tengas y que contribuya a mejorar la experiencia laboral de tu equipo y la tuya en particular como profesional.

Y tú, ¿cuáles crees que son las competencias y habilidades esenciales para la Gestión de Equipos?