news backgroundLa gran renuncia

Ghosting laboral: cuando empresas o aspirantes dejan de dar señales de vida

De los mismos creadores de “Muestro interés en ti, pero no vuelvo a escribirte” llega ahora “Tenemos un proceso de selección en curso, pero no va a materializarse”.

Greenhouse, compañía desarrolladora de soluciones tecnológicas de reclutamiento, aplicó una encuesta a más de 1 500 empleadores y solicitantes de empleo de todo el mundo. Entre las nuevas dinámicas laborales que la encuesta permitió constatar, sorprende el aumento del llamado ghosting laboral.

El término ghosting, tan popular en entornos como las redes sociales y las aplicaciones de citas, ahora está al acecho en la esfera laboral. Y es que la actitud de desaparecer sin previo aviso y sin dejar rastro, ha comenzado a cobrar cada vez más importancia dentro de los procesos de selección y reclutamiento de personal.

De actividad paranormal a dinámica laboral

Más del 75% de las personas encuestadas declararon haber dejado de recibir noticias por parte de la empresa, a pesar de considerar que continuaban en el proceso de selección.

Greenhouse, 2022.

Las empresas han comenzado a normalizar este comportamiento dentro de sus procesos de selección, dejando mensajes sin contestar o procesos a medias. Algo que conlleva consecuencias no solo para la imagen de la empresa, sino que puede derivar en sanciones económicas. Ser objeto de una demanda por haber recibido un currículo y no haber informado sobre su tratamiento, es algo que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ya sancionó en el país, alegando la protección de datos.

Por el lado de los/las aspirantes, se habla de “identidad económica” en el mundo laboral. A través del término, se explica cómo los/las milenials y centenials perciben hoy en día el trabajo. Más allá de un simple sistema de apoyo financiero, para las nuevas generaciones este resulta un medio para alcanzar la realización personal y reafirmar su identidad. Es por esto que frente a una oferta de trabajo, estos son cada vez más selectivos·as.

Otra de las causas que puede hacer del ghosting una práctica común entre las personas que buscan nuevos empleos es la sensación de volatilidad de los puestos de trabajo. Esto consiste en sentir que cada vez es más fácil ser remplazado·a o despedido·a. En palabras de Esther Perel, psicoterapeuta y escritora, se trata de “la impermanencia y la desechabilidad de las cosas en el mundo laboral moderno”.

¿Reclutador·a hoy, cazafantas mañana?

Ante este panorama, muchos de los/las responsables del proceso de reclutamiento en las empresas (93% de los encuestados), están convirtiéndose en verdaderos·as cazafantasmas que llevan registro sobre los/las candidatos·as fantasma.

De dicho porcentaje:

  • 26% hace un seguimiento de quienes solicitaron el empleo y dejaron de responder;
  • 35% toma nota de quienes no se presentaron a la entrevista;
  • 33% registra los que no se presentan el primer día.

Pero más allá de que este registro pueda o no servir de alguna cosa, desde la empresa se pueden repensar los procesos de selección y contratación de personal y el papel de quienes los llevan a cabo.

A mayor comunicación, menor cantidad de bombas de humo

Conscientes de estas nuevas dinámicas, las empresas han de comenzar a implementar acciones que aseguren que un proceso de selección en curso no va a terminar con el/la candidato·a batiéndose en retirada, tras una bomba de humo.

Para esto, algunas buenas prácticas consisten en:

  • Redactar ofertas y anuncios de trabajo de la manera más clara y transparente posible.
  • Explicar a la persona con la que se comienza un procesos de selección las etapas del mismo:
    • De cuántas pruebas técnicas consta el proceso,
    • cuántas entrevistas habrá,
    • con qué personas, etc.
  • Comunicar claramente a lo largo de cada una de las etapas del proceso para mantener informadas a las personas sobre su evolución.
  • Transmitir correctamente los valores de la empresa para asegurarse que las personas están alineadas con los mismos y no será un motivo de abandono súbito del proceso.

Ya lo sabes: que la comunicación de voluntades ¡no brille por su ausencia! Y en el trabajo, como en la vida ☝️ .

Ingeniera civil (Universidad Santo Tomás, Bogotá, Colombia) con máster en lenguas modernas de la Université Paul Valéry de Montpellier, Francia, María Fernanda trabaja como traductora, redactora y creadora de contenido. Hoy en día, combina sus habilidades analíticas con su amor por la escritura para crear contenido de calidad sobre diferentes temáticas y llevarlo más allá de las fronteras. Yoga, bienestar, recursos humanos y un sinnúmero de temas del mundo empresarial, cada asunto es tratado con precisión, con el objetivo de adaptarse a un público objetivo específico. Este camaleón idiomático es un verdadero apasionado por la lista de viñetas (¡el SEO forma parte de su ADN!).

María Fernanda Aguirre

María Fernanda Aguirre, Editorial Manager

La transparencia es un valor fundamental en Appvizer. Como medio de comunicación, nuestro objetivo es ofrecer contenido útil y de calidad a nuestros lectores, a partir del cual Appvizer se pueda sostener. Por eso te invitamos a descubrir nuestro sistema de remuneración.   Más información