6 consejos para gestionar el capital humano de tu empresa

por Clara Cera, el 2/3/21
capital-humano-empresa

El capital humano de una empresa, representado por sus empleados, desempeña un papel decisivo en el éxito de tus negocios.

Una función del Departamento de Recursos Humanos es asegurar la buena gestión del capital humano, y de su potencial humano, ya que esto resulta beneficioso en todos los sentidos:

  • mejora de la productividad,
  • aumenta el compromiso y la motivación de los trabajadores,
  • y mejora tu marca empleador.

Tus recursos humanos son tu riqueza, pero sin una buena gestión, pierden todo su valor. ¿Quieres invertir? 👇

¿Qué es el capital humano?

El concepto de capital humano fue expresado por primera vez en 1961 por Theodore Schultz, economista del desarrollo, y fue retomado en 1964 en los trabajos de Gary Becker, Premio Nobel de Economía en 1992.

En su trabajo, Becker, defiende que la acumulación de habilidades y conocimientos que una persona adquiere a lo largo de a su vida, puede ser considerada un verdadero activo intangible para la empresa, que los empleados ponen a disposición a diario a través de:

  • sus aptitudes (innatas),
  • sus competencias (adquiridas),
  • sus conocimientos útiles (cultura general)
  • sus calificaciones (diplomas),
  • sus experiencias profesionales,
  • sus capacidades productivas.

Por lo tanto, el capital humano hace alusión a la formación y a las experiencias profesionales de tus empleados.

Así, es posible considerar el conocimiento individual como una inversión, con sus costes (de educación y formación) y su valor potencial (salarios, productividad, etc.).

¿Qué es la gestión del capital humano?

La gestión del capital humano es la explotación adecuada de los conocimientos, habilidades y talentos de los colaboradores de la empresa.

Los desafíos para tu organización son:

  • detectar en cada uno de tus empleados estos valores;
  • evaluarlos y optimizarlos para obtener una ventaja competitiva, pero también para mejorar el bienestar en el lugar de trabajo.

La diferencia entre capital humano y recursos humanos

Capital humano y recursos humanos son dos nociones muy parecidas, pero hay pequeñas matizaciones entre ambas:

  • los recursos humanos incluyen las valores humanos a disposición de una empresa, tanto en términos de mano de obra como de habilidades;
  • el capital humano representa el valor añadido de estas competencias invertidas en la empresa.

¿Cuál es la función del capital humano?

El capital humano influye directamente en el rendimiento operativo de la empresa, de aquí su importancia.

Todas las empresas necesitan tres tipos de recursos diferentes:

  • recursos económicos,
  • recursos tecnológicos,
  • recursos humanos.

Más allás de los dos primeros, la empresa debe invertir en capital humano, no es una elección: es una necesidad. ¿Por qué? Porque el capital humano influye en la capacidad y la calidad productiva de una organización. Cuanto mejor y más capacitados estén tus empleados, más eficientes van a ser los resultados de su trabajo.

Además su sentido de pertenencia también aumentará si la empresa decide invertir en su desarrollo profesional.

Una compañía debe tratar de atraer el talento humano, pero también debe velar porque evolucione. Eso es lo que va a permitirle marcar la diferencia.

☝ ️ Importante: apostar y trabajar por la gestión del talento es convertirse en una empresa versátil que se adapta con facilidad a una sociedad cada vez más cambiante.

capital-humano-empresa-beneficios

© Statista

¿Cómo gestionar el capital humano de tu empresa? → 6 consejos


1. Identifica las competencias clave de tu empresa

En una política de RR.HH. orientada al capital humano, hay que dar prioridad al análisis de las competencias.

El seguimiento de las acciones y aspiraciones de tus empleados te permite comprobar regularmente la correspondencia entre tus objetivos estratégicos y los talentos existentes.

La gestión provisional de empleo y competencias (GPEC) es un enfoque de gestión prospectiva de los recursos humanos.

Permite analizar los perfiles y las habilidades de tu estructura, pero también apoyar el cambio, ya sea económico, tecnológico, social o jurídico.

2. Invierte en formación

Mantener la motivación de cada empleado es el elemento clave de una gestión eficaz de las habilidades individuales. En concreto, se trata de:

  • ofrecer un plan de carrera claro a corto, medio y largo plazo;
  • garantizar una formación continua y siempre pertinente ligada a la evolución de tu negocio;
  • garantizar una evolución regular de la descripción del puesto y proponer adaptaciones coherentes con los nuevos deseos del empleado.

Dar a tus empleados tiempo y dinero para que mejoren sus habilidades aumenta su valor, los motiva y los fideliza. Formados en tu cultura empresarial, en tu funcionamiento y en tu puesto, los empleados sienten, así, la motivación de innovar y superarse.

3. Valora las soft skills

Una buena manera de destacar tu marca de empleador, y por tanto de atraer y retener el talento, es mejorar las soft skills.

Las soft skills son aptitudes conductuales, transversales y humanas (gestión del estrés, empatía, rigor, espíritu de equipo, audacia, etc.) de los trabajadores de tu empresa.

Además de sus currículos y diplomas, deberías interesarte por personas que estén en consonancia con tus valores de empresa, para influir en su compromiso y la promoción de tu imagen hacia el exterior.

Esto también ayuda a reducir la tasa de errores de contratación y a saber si el candidato es adecuado para el puesto y la empresa.

Una buena forma de detectar estas habilidades es realizar tests psicométricos.

4. Aprovecha al máximo tu CVteca

La gestión y retención del talento también implica la gestión de tu base de datos de candidatos que desean formar parte de tu compañía.

Por ello, puedes:

  1. realizar documentos con las candidaturas recibidas en las bolsas de trabajo asociadas y en tus propias bases de datos de currículos (CVteca);
  2. clasificarlas por tipología o mediante palabras clave para encontrarlas en unos pocos clics, lleva una buena administración del capital humano.

¿Cuántos perfiles interesantes has recibido pero no has retenido, a pesar de que serían un complemento perfecto para el nuevo puesto que debes cubrir? ¡Es importante recordar que no siempre es necesario recurrir al mercado laboral !

5. Optimiza la experiencia de los empleados

Para demostrar que valoras a tus empleados, también puedes solicitar su opinión, a través de una encuesta de satisfacción, por ejemplo, para medir su agrado y detectar posibles áreas de mejora .

Crea espacios donde les permitas:

  • recoger comentarios anónimos y ofrecer a los directivos una visión general del compromiso de los empleados;
  • sugerir acciones a implementar para remediar los problemas detectados.

Todo esto va a crear un clima laboral positivo.

6. No olvides involucrar a tus empleados en el proceso de contratación

Considera la posibilidad de involucrar a tus empleados en el proceso de contratación de un nuevo colaborador; a menudo, son los que mejor saben lo que necesita la empresa o el equipo.

Además, son expertos en su campo y, por lo tanto, más conocedores del capital humano necesario para un puesto específico. ¡Dejar que ayuden al departamento de recursos humanos a encontrar a la persona adecuada es la mejor inversión!

Incorpora nuevas acciones a tus procesos de selección de personal :

  • comparte los perfiles preseleccionados a los equipos interesados a través de un sistema de mensajería colaborativa ;
  • compartición de comentarios ,
  • calificación de candidatos , etc.

Con estas palancas de apoyo a la toma de decisiones, podrás reclutar el talento adecuado con la ayuda del que ya tienes.