que-es-design-thinking

Design thinking: ¿qué es abordar de forma empática los negocios?

En el mundo empresarial altamente competitivo en el que vivimos, no es raro tener que enfrentar problemas que requieren de creatividad e innovación para resolverlos.

A raíz de esto, nociones como el Design Thinking o Pensamiento de Diseño, surgen y se desarrollan con el objetivo de poder ofrecer soluciones concretas y duraderas. ¿Pero qué es Design Thinking exactamente? Este proceso o método para la resolución creativa de problemas se aplica exitosamente a modelos de negocios con un enfoque centrado en el usuario.

En este sentido, esta metodología resulta ideal para ti y tu empresa si lo que estás buscando es:

  • Cómo generar soluciones duraderas y efectivas a los desafíos que conlleva tu actividad,
  • cómo ofrecer servicios innovadores a tu público objetivo.

En esta oportunidad, Appvizer hace para ti un repaso sobre los aspectos más importantes del Design Thinking: metodología, etapas y ejemplos de aplicación.

💭  ¿Estás preparado⋅a para dar rienda suelta a tu creatividad? ¡Vamos allá!

¿Qué es Design Thinking y para qué sirve?

¿Qué es el Design Thinking?

El Design Thinking es un proceso aplicable a la resolución creativa de problemas. Este método se centra en las personas y se fundamenta en tres elementos característicos:

  • La inspiración o el acto de conectarse con las necesidades del público objetivo;
  • la creatividad o la acción de generar ideas para ofrecer soluciones a dichas necesidades;
  • la acción o el hecho de volver esas ideas un algo tangible, a partir de modelos o prototipos.

El diseño como acelerador de la creatividad: el origen del Design Thinking

Al igual que otras metodologías o enfoques de trabajo que tomaron años para desarrollarse y perfeccionarse como Agile y Lean, el Design Thinking comenzó a expandirse como enfoque teórico en los años 70 de la mano de David Kelley.

Teniendo como objetivo y motivación “trabajar en un entorno creativo, rodeado de gente que le cayera bien”, Kelley fundó IDEO, una empresa de diseño e innovación, dirigida hoy en día por Tim Brown.

El mismo Kelley, junto con otros seis profesores, fundaría en el año 2004 el Instituto de Diseño Hasso Plattner de la Universidad de Stanford (o d.school), un espacio en el cual la gente tiene la posibilidad de poner el diseño al servicio de su propio potencial creativo:

We believe everyone has the capacity to be creative.

d.school
design-thinking-etapasIDEO

La utilidad del Design Thinking en la empresa

Según lo anterior, en el mundo empresarial, el Design Thinking tiene una aplicación efectiva al momento de abordar cuestiones laborales. El objetivo de este enfoque sistemático consiste en ir más allá de la simple satisfacción de necesidades, para lograr llegar a lo que se conoce como la mejora de la experiencia del usuario.

A partir de la observación y la iteración, una serie de actividades se hace posible:

  • La recopilación de necesidades de los clientes,
  • la concepción de ideas creativas,
  • la generación de prototipos a partir de esas ideas,
  • el desarrollo de productos y servicios novedosos.

Así, el proceso de análisis de situaciones laborales a partir de los preceptos del Design Thinking, se convierte en una poderosa herramienta para concebir soluciones centradas en las personas y sus necesidades, lo que termina por traducirse en una ventaja competitiva para el negocio.

Design thinking: metodología en 5 etapas

Como lo mencionamos anteriormente, el Design Thinking comparte junto con otras metodologías de trabajo, la característica de ser un proceso iterativo; es decir, se nutre de la retroalimentación y opinión del cliente para perfeccionar un producto o servicio inicial.

design-thinking-metodologia© Liderea

Son cinco las fases o etapas que componen el Pensamiento de Diseño:

1. Empatiza con el cliente o usuario

En una cultura caracterizada por el individualismo, empatizar es una de las grandes cualidades que debería caracterizar toda empresa que diga tener un enfoque en el cliente.

Consiste en comprender profundamente las necesidades del cliente, lo que requiere un alto grado de sensibilidad y creatividad. Finalmente, ponerte en los zapatos del otro es un ejercicio de imaginación; un superpoder de percepción que te permite evaluar los aspectos más profundos de una situación dada:

  • Su origen o causas;
  • bajo qué contexto se está dando;
  • por qué constituye un problema o necesidad;
  • cuál es la importancia o impacto de encontrar una solución;
  • cómo asegurar que la solución propuesta será la más adecuada, etc.

2. Define tu campo de acción

Una vez que estás en el lugar del cliente, usuario o persona que requiere de una propuesta de solución, es momento de utilizar tu experticia y capacidades. La primera aplicación que le darás será en la clara definición de la problemática a abordar. La utilidad de esto reside en que puedas enfocarte realmente en la fuente del problema y no desvíes tus esfuerzos hacia análisis de aspectos secundarios.

En un segundo tiempo, puedes pasar a definir un plan de acción. En resumen, se trata de:

  • Determinar tu foco de atención;
  • visualizar el desafío creativo que surgirá a partir del análisis de necesidades.

3. Genera ideas

Las organizaciones que realizan semanalmente reuniones de lluvias de ideas, alcanzan sus objetivos a un ritmo superior a la media.

Este es el momento en el que las famosas reuniones de lluvias de ideas se desarrollan. Pero antes de celebrarlas, es importante que tengas muy claro:

  • A qué pregunta quieres darle una respuesta,
  • a qué problema pretendes darle una solución.

La mejor brújula para guiarte hasta donde proliferan las ideas es la curiosidad. Entre más te intereses por una causa y la explores, mejor la entenderás y estarás en capacidad de proponer soluciones con fundamento.

Para esto, plantéate preguntas concretas y específicas que te lleven hacia una exploración creativa que dé como resultado la generación de conceptos útiles e innovadores.

4. Diseña prototipos

Los equipos que crean prototipos, al considerar cinco o más ideas al mismo tiempo en vez de una sola, tienen un 50% más de probabilidades de lanzar soluciones exitosas al mercado.

A lo largo de este artículo hemos hablado de la importancia de la creatividad en todo el proceso del Pensamiento de Diseño. En esta etapa, claro, tampoco es la excepción.

Prototipar o diseñar modelos consiste en aterrizar las ideas para volverlas materia tangible. Además de creatividad, esto también requiere de agallas, tenacidad y concentración. Comienza por hacer pruebas a partir de la información que reuniste en las etapas precedentes y ve analizando lo que funciona y lo que no, según los objetivos que planteaste en la fase de definición.

Paulatinamente, discute con el cliente los resultados que vas obteniendo a cada iteración, según las mejoras que junto con él han definido integrar al nuevo modelo. Puedes facilitar este proceso con la ayuda de una herramienta colaborativa que cuente con funcionalidades para organizar sprints, por ejemplo.

5. Valida tus resultados

Por último y después de todo un proceso creativo y de perfeccionamiento, ya es hora de poner a prueba la versión final. A diferencia de la etapa anterior, aquí más que un proceso operativo, debes volver al “modo empático” y aplicar técnicas como la escucha activa para asegurarte de que has tenido en cuenta toda la información de entrada y le has dado un uso adecuado.

Design Thinking: ejemplos y casos prácticos

Has llegado hasta aquí y casi estás convencido⋅a de que el Design Thinking es el twist que necesita tu negocio para concebir y darle vida a las ideas de manera exitosa. Sin embargo, necesitas elementos más concretos para convencerte.

Déjanos compartirte algunos ejemplos de aplicaciones del Pensamiento de Diseño a ideas de negocio, servicios o productos:

  • Project Bloks: con el objetivo de saber cómo aprendían los/las niños⋅as, Google realizó un experimento a partir de papel, plastilina, espuma y modelos impresos en 3D. A través de la observación, fue posible determinar que una forma efectiva de adquirir conocimientos en la infancia, era a partir de la construcción física. Así nace esta idea de aprendizaje interactivo a partir de la cual los/las niños⋅as aprenden sobre computación a través de bloques físicos.
  • Airbnb: la famosa plataforma de alojamiento y hospedaje conoció el éxito al momento de comprender realmente las necesidades de sus usuarios⋅as. La baja calidad de las fotos de las estancias que se publicaban en la plataforma, repercutían negativamente en la intención de reservación. Para solucionarlo, los directivos desplegaron esfuerzos para encontrarse con los anfitriones y asesorarlos para que tomaran fotos más llamativas y de alta calidad.
  • Oral-B: al momento de diseñar un producto que fuera eficaz, Oral-B ideó un cepillo de dientes capaz de cargarse a través de un puerto USB y de conectarse con una aplicación, a partir de la cual los/las usuarios⋅as pudieran pedir los cabezales de recambio. Este fue el resultado de aplicar el Design Thinking para entender que el verdadero problema de su público objetivo consistía en la ansiedad que les generaba el hecho de pensar que no estaban teniendo buenos hábitos de higiene oral.

Pensamiento de diseño: la ventaja competitiva de las empresas

La gran ventaja que ofrece el Design Thinking a las empresas consiste en ser un proceso sencillo y claro que reúne a los equipos en torno a la concepción de:

  • Una idea innovadora,
  • un diseño perfecto,
  • una solución adecuada para los problemas de un cliente.

Entornos inciertos, altamente competitivos o estratégicos requieren contar con maneras constructivas y colaborativas de concebir soluciones innovadoras. Metodologías como el Design Thinking permiten a las empresas no solo ofrecer a los clientes una mejor experiencia basada en la satisfacción de sus necesidades, sino también el compromiso de todas las partes interesadas en la obtención de resultados que permitan seguir avanzando.

🤳  Si ya conocías esta metodología, comparte con nosotros de qué manera las has aplicado efectivamente a tus proyectos o negocios.

Ingeniera civil (Universidad Santo Tomás, Bogotá, Colombia) con máster en lenguas modernas de la Université Paul Valéry de Montpellier, Francia, María Fernanda trabaja como traductora, redactora y creadora de contenido. Hoy en día, combina sus habilidades analíticas con su amor por la escritura para crear contenido de calidad sobre diferentes temáticas y llevarlo más allá de las fronteras. Yoga, bienestar, recursos humanos y un sinnúmero de temas del mundo empresarial, cada asunto es tratado con precisión, con el objetivo de adaptarse a un público objetivo específico. Este camaleón idiomático es un verdadero apasionado por la lista de viñetas (¡el SEO forma parte de su ADN!).

María Fernanda Aguirre

María Fernanda Aguirre, Editorial Manager

La transparencia es un valor fundamental en Appvizer. Como medio de comunicación, nuestro objetivo es ofrecer contenido útil y de calidad a nuestros lectores, a partir del cual Appvizer se pueda sostener. Por eso te invitamos a descubrir nuestro sistema de remuneración.   Más información