Alternativas a ARMS: competencia y software de seguimiento de activos similares